imagen del logoT imagen del logoM

"Foces de El Pino"

Foto nº:1. Ubicación de la ruta
Ubicación de la ruta.
Foto nº:2. Placa conmemorativa de la visita de los principes
Placa conmemorativa de la visita que hicieron los Principes de Asturias a les Foces de El Pino y las del Río Aller. Esta placa se encuentra antes del inicio de la ruta.

Placa conmemorativa de la visita de los Principes de Asturias

Foto nº:3. Panel informativo de la ruta
Panel informativo de la ruta.
Foto nº:4. Fuente al comienzo de la ruta
Fuente al comienzo de la ruta.
Foto nº:5. Fuente de la salud
Fuente de la salud. Esta fuente se encuentra al poco de salir del pueblo y antes de llegar al Molín de Peón.

Fuente de la salud.

Foto nº:6. Río Pino
Río Pino.
Foto nº:7. Molín de Peón
Molín de Peón. Aquí se inicia el ascenso.
Foto nº:8. Paneles informando sobre animales y árboles
Varios paneles informativos sobre los animales mamíferos, aves y árboles que nos podemos encontrar por estos parajes.

Animales mamíferos, aves y árboles existentes por estos parajes.

Foto nº:9. Caballos
Foto nº:10. Río Valmartín
El Río Pino o Valmartín poco antes de llegar a Les Foces.
Foto nº:11. Puente de madera
Puente a la entrada de Les Foces.
Foto nº:12. El mismo puente
El mismo puente de la foto anterior.
Foto nº:13. La senda empedrada
La senda totalmente empedrada.
Foto nº:14. El río
Foto nº:15. Niebla en les Foces
"Les Foces" con un poco de niebla.
Foto nº:16. Pequeñas cascadas
Pequeñas cascadas.
Foto nº:17. El río y la senda
Foto nº:18. Roca tallada por el agua
Roca tallada por el agua.
Foto nº:19. Río Valmartín
Foto nº:20. Flores junto al río
Foto nº:21. Puente
Foto nº:22. Puente de piedra
Un puente de arco construido en piedra embelleciendo la senda.

Un puente de arco construido en piedra embelleciendo la senda.

Foto nº:23. Pequeñas cascadas
El río desciende aprisionado contra la pared rocosa, lo que ocasiona la formación de continuas pequeñas cascadas.
Foto nº:24. Aguas rapidas
Foto nº:25. Aguas rapidas
Foto nº:26. La senda y el río
Foto nº:27. Final de las hoces
Final de las hoces.
Foto nº:28. Puente El Posaero
El final de "Les Foces" junto al puente El Posaero, con los dos caminos alternativos para aquellos que desean seguir caminando.

Puente El Posaero. Final de Les Foces.

Foto nº:29. Un poco de niebla
Foto nº:30. La niebla esconde les Foces
La niebla esconde "Les Foces".
Foto nº:31. Niebla
La niebla por debajo de Peña Pando (a la izquierda) y Pico del Pando (en el centro).
Foto nº:32. Valle el Fondíl
Foto nº:33. Niebla
Foto nº:34. Niebla por el valle El Fondíl
Niebla en el Valle el Fondíl.
Foto nº:35. Niebla
Foto nº:36. Desde la falda de Peña Redonda
Cogiendo altura por la falda de Peña Redonda.
Foto nº:37. Por encima de la niebla
Foto nº:38. Vega Fondíl
Vega Fondil, colgada de Peña Redonda.
Foto nº:39. Vacas
Ganado en Vega Fondil.
Foto nº:40. Valle el Fondíl
Vista desde el Valle el Fondíl. Al fondo, en el otro valle, el pico Retriñón.
Foto nº:41. Vega Fondíl.
Vega Fondíl.
Foto nº:42. . Vega Fondíl
La espina dorsal de Peña Redonda se hunde en la mar de niebla.
Foto nº:43. . Peña Redonda
Peña Redonda.
Foto nº:44. La niebla segue abajo
Foto nº:45. Falda de Peña Redonda
Foto nº:46. Llegando a la collada Palmián
Llegando e la Collada Palmián.
Foto nº:47. Collada Palmián
A un paso de la Collada Palmián
Foto nº:48. Fuente
Fuente en la Majada Palmián con Peña Redonda al fondo.
Foto nº:49. Peña Redonda
Peña Redonda.
Foto nº:50. Peña Redonda
Peña Redonda.
Foto nº:51. La niebla sigue abajo
Foto nº:52. Caballos
Foto nº:53. Roca erosionada
Roca erosionada por el agua y el viento.
Foto nº:54. Flores
Foto nº:55. Flores en el campo
Foto nº:56. Charco
Foto nº:57. Charco
Foto nº:58. Valle del Río Aller
A la izquierda en primer plano tenemos la Majada de Caniella; en el centro vemos parte de el valle de "Ruayer".

Valle del Río Aller visto desde Caniella.

Foto nº:59. Majada Palmián
Majada Palmián
Foto nº:60. Majada Palmián
Majada Palmián
Foto nº:61. Inicio del descenso
Inicio del descenso.
Foto nº:62. Camino de descenso
Foto nº:63. Sendero
Foto nº:64. Árbol con flor
Foto nº:65. En bicicleta
Dos intrepidos practicando mountainbike.
Foto nº:66. Llegando a les Foces
Llegando, de nuevo, a Les Foces.
Foto nº:67. La niebla segue ahí
La niebla segue ahí.
Foto nº:68. Mirando atrás
Mirando el camino recorrido.
Foto nº:69. Puente El Posaero
Puente El Posaero, al final, o, inicio de Les Foces.
Foto nº:70. Cruzando Les Foces. Última foto
Descendiendo por Les Foces.
Última foto.

Descendiendo por Les Foces.
Última foto.

Les Foces de El Pino es un desfiladero de unos 300m. de longitud que atraviesa una hilada de roca caliza que desciende desde la Peña Redonda amurallando el valle El Fondil, y asciende como una fortificación por el valle Pedroso hasta la Peña Pando, quedando en forma de V.

Es este desfiladero un capricho de la naturaleza, donde la mano del hombre solo intervino en la construcción de tres puentes y el camino empedrado que atraviesa el desfiladero. Bien es verdad que contó con la complicidad del río Pino (o Valmartín) que pacientemente, día tras día, con sus aguas bravas va tallando y puliendo formas a su antojo a medida que profundiza en la llaga de la roca.

Estas hoces, asentadas en un paraje natural, fueron declaradas Monumento Natural en el año 2001, y visitadas por Sus Altezas Reales los Principes de Asturias en el año 2004.

Se encuentran a poco más de un hora de camino desde el pueblo de El Pino. Al principio, la senda es un paseo que transcurre a orillas del río Pino hasta llegar al Molín de Peón (este molino fué construido a finales del siglo XIX, más tarde pasó a ser una minicentral hidroeléctrica y, ahora, es un alevinaje de truchas gestionado por la Asociacción de Pescadores ¨El Maravayu¨). Desde aquí, una vez vadeado el río por el puente que se encuentra al lado del molín, empieza el ascenso por una pista que transcurre entre verdes praderías y bosques de castaños, abedules, fresnos..., en donde reina el silencio que solo es roto por el follaje de los árboles y el canto de los pájaros. Luego, una vez que se llega a Les Foces y se cruza el puente conocido como El Pasaeru, el cantico que predomina es el bramido de las aguas al ir librando los obstáculos que encuentra en el descenso creando pequeñas cascadas.

Al final de las hoces, donde para el río es el comienzo, se encuentra el último puente, conocido como El Posadero. Aquí se puede dar por concluida la visita a "Les Foces", pero aquellos que opten por seguir ascendiendo hasta concluir el recorrido marcado en el mapa, pueden, pasando el puente, subir cruzando el valle de El Fondil hasta llegar a Peña Redonda, luego hacia la collada de Palmián desde donde se puede apreciar el mallau "Canie!!a" por el que hay que bajar hasta llegar de nuevo a Les Foces. La otra alternativa es hacer el recorrido a la inversa, partiendo desde El Posadero por el camino de la izquierda. Aún se puede alargar más el trayecto aprovechando que desde la parte de arriba de el collado de Caniella parte una pista para unirse a la que procede de la casería de "Ruayer" y sube hasta el puerto de Vegarada "Vegará", desde donde se puede seguir subiendo hasta coronar el pico Nogales, el Jeje...

El regreso se puede hacer desandando el camino hasta la majada de Canie!!a y ahí decidir si bajar por el valle de Canie!!a o regresar por donde se ascendió, el valle de El Fondil. La otra alternativa es continuar por la pista que parte desde el puerto de "Vegará" hasta la casería de Río Aller. Desde aquí el descenso se hace por la carretera AE-6 que cruza les ¨Foces de Río Aller¨ y llega a la casería de La Paraya, en la parroquia de Casomera. Esta última alternativa la suelen hacer con autocares como transporte, ya que si el vehículo utilizado es un coche, supuestamente se deja al comienzo de la ruta, en este caso en El Pino, y hay que tener en cuenta la distancia entre estos dos puntos; 9´5km aproximadamente.

El tiempo estimado en recorrer la ruta señalada en el mapa de la primera foto, es decir, dando la vuelta desde Caniella o Peña Redonda, es de cinco horas aproximadamente. Si se continúa hasta el pico Jeje o el Nogales habrá que añadirle tres horas más, aunque esto del tiempo empleado en hacer un recorrido es muy relativo, ya que no todos caminamos al mismo ritmo.