imagen del logoT imagen del logoM

Oyanco

Parroquia:

Moreda

Clasificación:

Lugar

Código postal:

33679

Distancia a Cabañaquinta:

10´8km. aprox.

Altitud

altitud
Foto nº:1. Mapa con la ubicación de Oyanco
Mapa con la ubicación de Oyanco.
Foto nº:2. Vista del valle
Vista del valle con Oyanco y Piñeres hacia el centro.
Foto nº:3. Urbanización Antonio Blanco
Urbanización Antonio Blanco.
Foto nº:4. Carretera hacia Felguerúa
Carretera hacia Felguerúa desde la AS-112a.
Foto nº:5. Bar el Chato
Bar el Chato.
Foto nº:6. Vagón de mina
Un recuerdo para las nuevas generaciones.
Foto nº:7. Casas de Oyanco de Arriba
Al fondo, el Nuevo Oyanco-Oyanco de Arriba.
Foto nº:8. Capilla San José Obrero
La capilla San José Obrero junto al barrio Santa Bárbara, construido este último en el año 1955..
Foto nº:9. Entrada al barrio Santa Bárbara
Entrada al barrio de Santa Bárbara.
Foto nº:10. Casa
Foto nº:11. Carretera AS-112a
Carretera general As-112a.
Foto nº:12. Chigre, La Carrera
Chigre, La Carrera.
Foto nº:13. Chigre, La Carrera
Chigre, La Carrera.
Foto nº:14. Carretera AS-112a
Foto nº:15. Carretera AS-112a
La carretera AS-112a cruzando Oyanco.
Foto nº:16. Casa
Foto nº:17. Camino hacia Oyanco de Arriba
Foto nº:18. Corredor con plantas
Foto nº:19. Casa con corredor

Foto nº:20. Casas en el Oyanco viejo
Foto nº:21. Rotonda con casa al fondo
Etrada/salida del Nuevo oyanco «Oyanco de Arriba».
Foto nº:22. Casa con hórreo
Foto nº:23. Puente de piedra
Foto nº:24. El Río Negro.
Foto nº:25. Oyanco de Arriba
El Nuevo Oyanco o, Oyanco de Arriba.
Foto nº:26. Casa
Foto nº:27. Casa con galería
Carretera AS-112a entrando en Oyanco por la zona sur.
Última foto.

Última foto.

El lugar de Oyanco "L´Oyanco" pertenece a la parroquia de Moreda, de la que se encuentra a 1,2 km. y, aproximadamente, a 10,800 km. de Cabañaquinta, capital del concejo.

Cuando oigo nombrar a Oyanco o tengo la ocasión de pasar por él, no puedo evitar recordar la época del final de los años 50 y pricipio de los 60 cuando los domingos de los meses del verano los pasaba con mis padres y mi hermana (la que tenía por aquel entnces, luego vendrían otras dos y un hermano) en el llerón, situado en el margen izquierdo del río, y mis tios/as y primo/as . Aquí era el punto de encuentro para muchas familias y amistades procedentes de Caborana, Moreda, Piñeres, Lagar, Misiegos..., y como no, del mismo Oyanco. El acceso a la playa flubial se hacia cruzando las vias del tren y a través de un pasadizo a modo de puente construido para la ocasión con piedras y madera para poder pasar a la otra orilla del río. Lo habitual era ver grandes corros de familiares y/o amistades en torno a unos manteles terciados en el suelo con cestas en las que no faltaba la tortilla de patata y la ensaladilla rusa. Las bebidas se adquiría en un pequeño bar construido totalmente de madera que se encontraba en el mismo llerón.

Oyanco, al encontrarse ubicado en la zona baja del concejo, siempre estubo muy ligado a la mina. A la entrada del mismo, después de pasar el economato que había en Tartiere, se encontraba un lavadero de carbón que estubo en servicio hasta los últimos años de los 50 o principio de los 60. Aquí era el punto final del ´Zurrón´, un tren que transportaba carbón desde Santana, en la parroquia de Soto, y creo que también desde el Escobio, en la parroquia de Piñeres. El trayecto de las vías transcurría paralelo a la unica carretera que había por aquel entnces, hoy la AS-112a. Quien conozca esta carretera, que se encuentra plagada de curvas, algunas muy pronunciadas, le costará trabajo creer que hubo un tiempo en que un tren con una ristra de vagones impulsado por una máquina de vapor pudiera circular por allí. Así es que, a pesar de a la poca velocidad que se desplazaba, los descarrilamientos eran frecuentes, algunas veces con volcamiento de algunos de los vagones dando así lugar al vaciado de los mismos, circunstancias que aprovechaban los vecinos cercanos al suceso para carretar carbón en calderos, cestones, sacos...,hasta la carbonera particular de cada uno, antes de que llegase la jefatura de la empresa y lo impidiera, circunstancia que siempre se tardaba en materializar por la falta de medios de comunicación.