imagen del logoT imagen del logoM

Miravalles 2017

Salida de la Santina de la iglesia de Soto.
Salida de la procesión de la iglesia de Soto.
Subiendo por el atajo.
Subiendo por el atajo de la vega.
La santina cruzando la vega.
L´ Ramu detrás de la virgen.
El "Ramu" subiendo detrás de la Santina.
Caminando por la carretera.
Caminando de nuevo por la carretera.
Llegando a la ermita.
Llegando a la ermita.
Llegando a la ermita.
Llegando a la ermita.
Llegando a la ermita.
Los más madrugadores viendo llegar la santina.
Los más madrugadores viendo llegar el cortejo.
La Virgen entrando a la ermita.
La Virgen entrando en la ermita.
Altar de la ermita  de Miravalles.
Altar de la ermita de Miravalles.
Nuestra Señora de Miravalles.
Nuestra Señora de Miravalles.
Bar de la comisión
Bar de la Comisión.
Empieza la procesión
Sale en procesión Nuestra Señora de Miravalles.
La banda de musica abren camino.
La banda de gaitas encabezan la marcha.
Sigue la procesión.
Llegando a la entrada de la ermita.
Llegando a la entrada de la ermita.
Entrando en la ermita.
Zona recreativa.
Zona recreativa junto a la ermita.
Vista de la asistencia de romeros.
Al final de la misa.
Vendedor de globos.
Subastando el primer pan.
Comienza la subasta de "l´ ramu".
Romeros por el campo.
Preparando la mesa.
Haciendo tiempo hasta la hora de comer.
Haciendo tiempo hasta la hora de comer.
Tomando posiciones para comer.
Sentados para comer.
Sentados para comer.
Vista desde arriba de la zona recreativa.
Aparcamiento de coches.
Aparcamiento de coches cerca de la ermita.
Última foto.

Última foto.

   Un año más, la parroquia de Soto celebró la fiesta de Nuestra Señora de Miravalles. El buen tiempo ayudó a que hubiese gran afluencia de público con ganas de pasar un día de campo en familia y/o con amigos entorno a un mantel portador de una tortilla, una empanada, o una ensaladilla rusa, casi siempre presentes en este tipo de fiestas, y todo ello regado con unos culinos de sidra o una botellina de vino.

   Como de costumbre, a las once de la mañana partió en procesión la Santina desde la iglesia parroquial de Soto camino de la ermita de Miravalles. Unos boladores avisarón de la salida del pueblo de Soto. Encabezaba la comitiva un grupo de gaiteros, detrás de estos la Santina seguida de "l´ramu" Toman un atajo que atraviesa una vega que se encuentra a espaldas del pueblo, y accede nuevamente a la carretera para continuar hasta la ermita.

   A las doce dio comienzo la santa misa, luego, Nuestra Señora de Miravalles salió en procesión al rededor de la ermita, y una vez de regreso finalizó la misa. Acto seguido se procede a la "puya l´ ramu", pan elaborado con harina de escanda.

   Tiempo para refrigerarse en el bar de la comisión, comer, charlar con la familia y amistades, y a las seis de la tarde, Nuestra Señora de Miravalles sale de la ermita de regreso a la iglesia parroquial, donde permanecerá hasta el próximo año.